Qué modernos eran los antiguos

por Gerardo P. Táber

Egiptian facePARAFRASEANDO A MI BUEN AMIGO Javier Gómez: la mujer gozó de mayor campo de acción en el Egipto faraónico en contraste con otras culturas de la antigüedad. Una mujer egipcia podía poseer su propio patrimonio y administrarlo de manera totalmente independiente a pesar de estar casada. En caso de divorcio, tenía derecho a una parte proporcional de sus bienes y podía heredar a quien ella deseara, prueba de ello es que existen documentos legales que marcaban las responsabilidades y distribución de bienes en donde las mujeres fueron las que designaron a los herederos, inclusive una dama de nombre Naunajt –que vivió a finales de la dinastía XX (c.1190-1077a.C.)– desheredó a varios de sus hijos porque no se ocuparon de ella en su vejez. Herodoto, “el padre de la historia” no entendió cómo las mujeres podían gozar de tantas prerrogativas en la tierra del Nilo y por eso escribió en su Libro II (Euterpe) que en Egipto las cosas se hacían al revés, aseverando que los hombres orinaban sentados y las mujeres de pie. En el Museo Nacional de las Culturas se puede apreciar a una de estas milenarias damas (en la imagen de la derecha), ella se llama Tinethut y fue esposa de Nebwaw; ellos vivieron en la dinastía XVIII (c.1307-1070 a.C.) Estos cónyuges se representan del mismo tamaño, lo que indica que tenían el mismo estatus social. Como siempre digo: “que modernos eran los antiguos”.

Deja un comentario

Archivado bajo Antropología, Arqueología, Cultura, Historia, Ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s