Acceso libre y amplio al conocimiento científico

ANTAÑO, LOS PIRATAS MERODEABAN por las rutas marítimas para robarse los cargamentos de los comerciantes legítimos. Hoy, una nueva piratería prevalece –y se aplica a lo más fundamental para el destino de la civilización: el conocimiento.
Este problema se puso de manifiesto en febrero de 2012, cuando más de 8,000 científicos protestaron contra el comportamiento restrictivo de una editorial científica líder. Esencialmente, se opusieron a que las revistas grandes monopolicen su ciencia publicada, la especulación y la imposición de grandes cuotas y las restricciones sobre el acceso público a la ciencia.
Más de las tres cuartas partes de la ciencia del mundo son financiadas por el público en general, a través de los impuestos recaudados por los gobiernos nacionales, y con la intención de generar un beneficio público. Esto hace del público el propietario principal de la investigación científica. Sin embargo, las casas editoriales científicas y la propiedad intelectual (PI) ‚propietarios‘ afirman que tienen el control exclusivo sobre estos nuevos conocimientos – y todo el mundo debe pagar para verlos o utilizarlos.
Trate usted de descargar un artículo científico generado con fondos públicos del sitio web de una revista científica importante. Si no está suscrito, se le pedirá que desembolse $30 dólares o más para acceder a la ciencia previamente pagada con sus impuestos. A los científicos que escribieron el documento se les pide pagar cientos de dólares para su publicación, que sale de su dinero obtenido de la subvención pública. Por lo tanto, las editoriales académicas de hoy picotean al público de ida y vuelta.
Pero hay un problema más serio en juego –y es fruto de un importante principio descrito por el jurista y filósofo del siglo XVIII Jeremy Bentham, quien señaló que era casi imposible para el público acceder a la ley, a menos que primero contratase a un abogado. Argumentó que el acceso libre a las leyes era una libertad fundamental y que todos tenemos el derecho de conocer las reglas por las que se rigen, sin necesidad de un intermediario que perciba abultados honorarios. Desde el advenimiento de Internet se han hecho accesibles y gratuitos los documentos legales más importantes en todo el mundo.
De igual manera, el razonamiento de Bentham puede aplicarse a la cuestión de la ciencia financiada con fondos públicos. El conocimiento es una libertad básica y un derecho, no un bien privado. Históricamente, tanto la Sociedad Real Británica como la Academia Francesa fueron fundadas bajo el principio de compartir libremente el conocimiento científico entre la humanidad por el bien general. Este es un ideal fundacional de la ciencia que está siendo rápidamente prostituido y contaminado en la gran época de la ´libre empresa´.
Hoy en día, una gran cantidad de intermediarios –incluyendo editores, abogados y administradores de las universidades e instituciones de investigación– están trabajando duro para invadir el derecho del público a la ciencia y para obligarnos a pagar por el acceso a nuevos conocimientos. Se trata de un ideal fundamental de la ciencia que está siendo prostituido y manchado en la gran era de la ‘libre empresa’. El movimiento Open Science representa un intento incipiente de TI y los científicos de biotecnología para resistir esta tendencia negativa.
Como la mayoría de las revistas científicas tienen poca circulación y cobran altas tarifas, constituyen un obstáculo a la libre circulación del conocimiento científico financiado con fondos públicos en la era de Internet. El conocimiento que necesita con urgencia la humanidad para hacer frente a las enfermedades, el cambio climático, la pobreza, la seguridad, la pérdida de biodiversidad, la contaminación, el hambre, etc., que puede salvar y mejorar millones de vidas, acelerar el crecimiento económico global y mejorar la sustentabilidad, se está guardando bajo llave y se explota de manera privada. Gran parte de ese conocimiento se está desperdiciando.
Más que cualquier otro elemento, el conocimiento define la prosperidad y el progreso de las sociedades. Y de esto se deduce que entre más obstáculos, gravámenes y estafas se impongan al conocimiento, lo menos eficazmente se diseminará, serán menos los beneficios que generará y tomará mucho más tiempo en aplicarse. Esto daña los intereses de la sociedad y reduce el valor de la inversión pública en ciencia.
Superficialmente, la piratería de la ciencia puede parecer sólo un nuevo caso de triunfo de la codicia privada sobre el bien público, de la misma calaña con que nos pegó la crisis financiera mundial. La mayoría de los editores académicos, abogados de propiedad intelectual y universidades se opondrá a esta caracterización, alegando que darles el control privado de los conocimientos les permite asegurar que sean comercializados y aplicados. Este es un argumento enraizado en intereses creados y con poca evidencia de apoyo.
Con esa postura se ignora por completo la visión alternativa: que el acceso amplio y gratuito al conocimiento científico a través de Internet va a generar mayores beneficios económicos, sociales y ambientales –especialmente en los países más pobres– para toda la humanidad y el planeta que habitamos. Esto fue ilustrado por la Revolución Verde, que distribuyó gratuitamente avanzados conocimientos agrícolas en todo el mundo, sentando las bases para los modernos milagros económicos de China y la India.
Es el modelo actual de publicación científica y gestión de la PI lo que está enfermo –no el acto de publicación en sí. Por el bien de la humanidad frente a un futuro difícil y peligroso, esto tiene que cambiar.
Fuente: http://www.cosmosmagazine.com/
Traducción de Mariano Flores Castro

1 comentario

Archivado bajo Ciencia, Cultura, Ideas, Tecnología y cultura

Una respuesta a “Acceso libre y amplio al conocimiento científico

  1. Matias

    Excelente artículo……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s