Isaías Lerner y la filología hispánica

Isaías Lerner portrait

El diálogo filológico entre Europa y América ha tenido uno de sus más dignos representantes en Isaías Lerner, profesor en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, ciudad que conocía como nadie y donde falleció el 9 de enero de 2013. Nacido en Buenos Aires (1932) en el seno de una familia judía, se licenció en Letras por la Universidad Nacional de Buenos Aires en 1959, estudiando con maestros tan señeros como María Rosa Lida, Ana María Barrenechea, Ángel Ronsenblat y Marcos Morínigo, quien lo inició en los estudios cervantinos y en la épica de tema americano.
Profesor ayudante en Northern Illinois University en 1963 y 1964, su posterior carrera docente en la Universidad de Buenos Aires y el Instituto Superior del Profesorado se vio truncada como consecuencia del golpe militar que lo cesó en su cátedra del Colegio Nacional de Buenos Aires, trasladándose en 1967 a la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, donde se doctoró y posteriormente enseñó. En 1971 se incorporó al Departamento de Lenguas Románicas en el Lehman College de la mencionada CUNY, siendo más tarde catedrático. Allí dirigió numerosas tesis y ejerció hasta sus últimos días una labor rigurosa y exquisita que se amplió, como profesor visitante, a otras universidades europeas y americanas. Elegante en el modo, Isaías Lerner trató de recuperar el significado que los textos clásicos pudieron haber tenido para el lector de su tiempo, mostrando a la par su plena actualidad.
Poseedor de una amplia cultura, dedicó su vida a la filología hispánica, en su vertiente lingüística, literaria e histórica, con libertad de juicio, espíritu crítico, sentido de la ironía e ingenio verbal. Lo prueban sus estudios sobre la lengua toba y Los arcaísmos léxicos del español de América (Ínsula, 1974), premiado por la Real Academia Española, al igual que sus Lecturas de Cervantes (Universidad de Málaga, 2005) y otros muchos dedicados a la literatura española e hispanoamericana del Renacimiento y el Siglo de Oro. Esas y otras tareas cumplidas, junto a sus ediciones del Quijote, La Araucana y las obras de Pedro Mexía, fueron internacionalmente reconocidas en Silva: Studia Philologica in honorem Isaías Lerner (Castalia, 2001).
Mucho es también cuanto el hispanismo le debe como presidente de honor de la Asociación Internacional del Siglo de Oro, vicepresidente de la Asociación Internacional de Hispanistas, así como miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Cervantistas, del patronato del Spanish Institute y del Instituto Cervantes de Nueva York. Fueron esos caminos que recorrió en paralelo con su mujer, la reconocida filóloga Lía Schwartz. Tanto ella como su adorada hija Bettina, sus discípulos, lectores y amigos recordarán que, frente al oscuro río dantesco del Poema conjetural de Borges, los ríos caudales “entran en la mar non perdiendo su nombre”.

Aurora Egido es catedrática de Literatura Española de la Universidad de Zaragoza.

Fuente: http://cultura.elpais.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Letras del mundo, Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s