Manuscritos astronómicos de Timbuctú

Los manuscritos del National Ahmed Baba Center for Documentation and Research de Timbuctú (Mali), ciudad que antaño fuera un importante cruce cultural de caminos, atrajeron a eruditos de los más lejanos lugares del mundo africano y árabe.
Según los especialistas, los documentos guardados en dicha institución, algunos de los cuales datan del siglo XIII, son valiosos porque demuestran que África tuvo una larga tradición escrita y no sólo oral, como se suponía comúnmente, y que esa cultura africana estaba viva y pujante antes del renacimiento europeo.

Restauración y conservación de los manuscritos

Hay más de 100,000 manuscritos conservados en cinco bibliotecas privadas o en poder de varias familias de Timbuctú. Sólo algunos saben lo que contienen, pero tanto si conocen o no su contenido, los guardan celosamente como herencia de la familia.
Entre los textos hay contratos de compraventa de esclavos; del comercio del oro y de la sal; cartas y decretos que demuestran cómo los juristas musulmanes resolvían conflictos entre las familias y el Estado. Algunos de los legajos hablan de los derechos de las mujeres y de los niños.

La mayoría están escritos en árabe, aunque algunos utilizan la escritura árabe para transcribir las lenguas locales que no tenían alfabeto.

Muchos de los textos más antiguos datan del imperio de Songhay, un próspero reino que existió entre los siglos XV y XVI. Hace cinco o seis centurias, Timbuctú era una encrucijada importante para las caravanas del oro y de la sal que atravesaban el Sáhara. El comercio de libros también prosperó y la mezquita Sankoré se convirtió en un centro de enseñanza, atrayendo a miles de estudiantes cada año. Algunos manuscritos dan testimonio de la presencia española en la curva del Níger. Las bibliotecas reúnen también manuscritos de Marruecos, Damasco y Egipto.

Patrimonio

Ayudados por un clima generalmente árido, los habitantes de Timbuctú han conservado esta riqueza cultural durante siglos. Pero el tiempo está en su contra. El Sahara ha estado avanzando poco a poco hacia el sur y la arena está llenando las calles de la ciudad, contribuyendo a las inundaciones en la breve estación de lluvias. El papel ácido y las tintas ferrosas introducidas en el siglo XIX se están quemando lentamente a través del contacto con otros manuscritos; y las termitas parecen estar por todas partes.
Entre la presión de la pobreza, las épocas de sequía y la rebelión de los tuareg en Mali que duró diez años, los manuscritos continúan desapareciendo en el mercado negro, donde se venden ilegalmente a coleccionistas privados y a universidades de Europa y Estados Unidos.
Sin embargo, en el Timbuktu Heritage Institute los manuscritos están comenzando a ser catalogados, preservados y protegidos contra el hurto.
La ciudad de Timbuctú tiene hoy entre 60 y 80 colecciones privadas, la más grande de las cuales es la biblioteca Mamma Haidara. Varias otras colecciones privadas fueron adquiridas por el National Ahmed Baba Centre for Documentation and Research, institución pública que ahora posee más de 18,000 manuscritos.

Véase: Timbuktu Heritage Institute

Deja un comentario

Archivado bajo Arqueología, Cultura, Letras del mundo, Libros, Patrimonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s