Las figas en el Hospital Real de Indios, siglo XVIII

por José Fierros Millán*

Durante los trabajos realizados en el Eje Lázaro Cárdenas, Ciudad de México, a propósito de las obras de excavación por la construcción de la línea 8 del Sistema de Transporte Colectivo, se encontraron numerosas osamentas y utensilios diversos, por lo que un equipo de arqueólogos  adscritos  a la Dirección de Salvamento Arqueológico trabajaron sobre ellos, dándose a conocer parte de los resultados en un informe suscrito por Abigail Meza y Socorro Báez, publicado en el año de 1994.
En ese lugar, Eje Lázaro Cárdenas, se encontraba el cementerio oriental del Hospital Real de Naturales, utilizado en la segunda parte del siglo XVII y parte del XVIII, debido a que el cementerio del área poniente se había saturado (fig.1) En el predio se encontraron restos óseos de cerca de 430 personas, al respecto señalaron los arqueólogos: “La mayor parte de los entierros fueron depositados directamente en la tierra, sólo tres de ellos fueron encontrados en cajas de madera. La mayoría carecía de objetos asociados. En algunos casos se encontraron pequeñas cruces metálicas, en otros collares o amuletos (generalmente manitas cerradas cuyo pulgar se encontraba entre los dedos índice y medio)”.
Las manitas encontradas en varios cuerpos de niños únicamente fueron objeto de descripción como se puede apreciar, pero, ¿qué significado tenían esas manitas? ¿de dónde procedían? ¿eran símbolos cristianos? Mi interés por los reportes sobre los esqueletos encontrados en el cementerio me llevó a buscar posibles respuestas a las preguntas abiertas sobre éstos amuletos.

LAS FIGAS O HIGAS
El nombre de estos amuletos era el de figas o higas, los dedos entrecruzados de esa forma simbolizaban la unión de los órganos genitales masculino y femenino, es decir, se trataba de un símbolo sexual. El problema se complejizaba porque ahora habría que responder a la pregunta ¿qué tenían que ver amuletos sexuales con niños indígenas del siglo XVIII?
Las figas se usaban, principalmente, desde tiempos muy remotos contra el “mal de ojo”, aunque también tenía otros usos, pero éste era el más extendido. Eran muy conocidas en la España del siglo XVI, particularmente en Galicia, Asturias y León; otro nombre con el que se les conocía era el de: “manos de Fátima”,  entre los conocedores de amuletos, la “figa de azabache” era considerada (fig. 2) como “genuinamente hispana”. “En los inventarios de los azabacheros composteleanos en 1538 se asientan como “manos de azabache” y en 1546 como “figas”. Es reconocido que fueron los españoles los transportadores de las figas a América.
Pero, ¿exactamente qué era una figa?, al parecer era una figura obscena hecha con las manos para injuriar a alguien, pero era una señal que podría traer una mala consecuencia para el ofendido.
Hacer la “higa” en la España del siglo XVI era injurioso, pero este gesto quedaba anulado en sus efectos, si se portaba el antídoto correspondiente, que consistía precisamente en una reproducción de dicho gesto en azabache.
Es importante señalar que en la América hispana y portuguesa, las higas tenían las mismas connotaciones que en Europa. Sin embargo las figas aunque en España tomó formas propias, el uso de azabache  se remonta a la época griega, más aún fenicia, hasta perderse en épocas insospechables.
Higa  o figa,”mano mágica”, talismán o amuleto contra el mal de ojo    El gesto de mostrar la vulva equivale a  proteger contra el mal de ojo mostrando los órganos sexuales unidos  (la higa o mano mágica). Amuletos de esta forma, con el dedo pulgar metido entre  corazón  e índice  aún se usan en muchos países  mediterráneos o atlánticos.
Las figas de azabache, usadas contra el mal de ojo, tenían fuerza neutralizadora, sin embargo no es posible establecer en qué momento el azabache se fusionó con las figuras de figas para hacer de éste un amuleto de poder. Parece que el uso del azabache ya era frecuente en el paleolítico superior. Egipcios, prerromanos, etruscos y cartagineses también utilizaban esta piedra con la que realizaban fundamentalmente adornos y abalorios, botones de trajes de ceremonias y fiestas, una joyería muy típica en la que se encontraban como piezas básicas los camafeos y tallas de pequeñas figuras y esculturas.
En la Edad de Piedra fue muy usado en Europa central y especialmente en Alemania y Francia, de donde pasó a Inglaterra. En España se conserva una pieza única en un museo de Ibiza. En la civilización castreña del sur de Galicia se han encontrado abundantes piezas procedentes de los siglos IV a I a.C.


LA FASCINACIÓN
Se le conoce también al mal de ojo, de esta manera lo define Sebastián de Covarrubias y Orozco, en los siguientes términos: “[…] y oy día se sospecha que en España ay en algunos lugares linages de gentes que están infamados de hazer mal poniendo los ojos en alguna cosa y alabándola, y los niños corren más peligro que los hombres por ser ternecitos y tener la sangre tan delgada, y por este miedo les ponen algunos amuletos o defensivos y algunos dixes, ora sea creyendo tienen alguna virtud para evitar este daño, ora para divertir al que mira, porque no clave los ojos de hito en hito al que mira. Ordinariamente les ponen mano de tasugo, ramillos de coral, cuentas de ámbar, piedras de cristal y azabache, castaña marina, nuez de plata con açogue, rayz de peonia y otras cosas. La higa de azabache retira algo a la superstición de los gentiles […]
A los niños se les protegía con una figa colgada de un alfiler o de una cadena, éstas podían ser de  hueso o cuerno; se dice que en otros tiempos eran confeccionadas de coral y de azabache.
“Las higas han sido tradicionalmente los amuletos más utilizados en España contra la fascinación. Aunque también las gentes, niños y adultos, se han puesto otros, como: medallas de Santa Elena (contra las malas miradas de los celos), sirenas, sirenas-sonajeros (contra el aojamiento para niños y mujeres), cipreas-sonajeros, colmillos de jabalí, lágrimas y cuentas de cristal, dientes fósiles de escualo, garras de tejón, medallones de azabache engarzados en plata, crecientes lunares, poliedros de cristal, manos, ramas de coral, piedras de cruz, piedras del rayo, cuernecitos de hueso, etc.”

AMULETOS SEXUALES
Hasta aquí, el hallazgo de las figas en los niños, había conducido a que portaban los amuletos para protegerse contra el mal de ojo, pero ¿esa era su única función? La Dra. Ana María Vázquez Hoys, de la Universidad de Educación a Distancia en Madrid, explica  que contra el mal de ojo se consideraban eficaces los amuletos sexuales, ya sea con un falo representado, o una figa.
La opinión de la doctora Vázquez Hoys es que la presencia de amuletos o talismanes en las tumbas se relaciona con la protección del difunto en el Más Allá contra los espíritus malignos. “Cuando se utilizaban en vida, los amuletos y talismanes protegían contra el mal de ojo, las enfermedades y la muerte. Tenían, pues, una doble función, diferente según se usasen. En la vida o tras la muerte”.

COMENTARIOS FINALES
El hallazgo de figas colgadas en forma de collar en cuellos de niños, en el cementerio oriental del Hospital Real de Naturales, que corresponde al periodo de fines del siglo XVII y primera mitad del XVIII, nos conduce a suponer que el uso de la figa, muy extendido en España desde el siglo XV  contra el mal de ojo, se utilizó en los niños para protegerlos en su viaje al más allá, como amuletos de protección, contra espíritus malignos, lo mismo que las cruces metálicas. De haber sido así, las crucecitas y las manitas se les colocaron al momento de enterrarlos, ¿por quién?, nadie más tenía autoridad en el hospital para un acto de ese tipo que los propios frailes hospitalarios, que en esos años atendían a los naturales en ese nosocomio.
Por otra parte, resulta sorprendente que la figa- figura sexual- fuese colocada por los frailes que atendían a los enfermos en el Hospital Real de Naturales, con propósitos de “protección”, lo que significa que  los religiosos no tenían conflicto de conciencia para la utilización de amuletos sexuales.

Las figas no fueron adoptadas por los indígenas durante la Colonia, lo que significa que fueron “creyentes” europeos los que les colocaron los amuletos, como forma de protección en su viaje al más allá de los niños, no es un préstamo cultural: es un obsequio póstumo.
La figa, que ya se utilizaba entre los fenicios desde mucho antes de la era cristiana, pasó a los griegos y romanos, extendiéndose en el mundo mediterráneo. Los árabes las llevaron hasta España, en donde la figa se fusionó con el azabache para reforzar poder y de ahí a América, por tanto la figa  es un ejemplo de que los amuletos pueden ser objetos compartidos multiculturalmente, tener una durabilidad cronológica sorprendente que traspasa  grandes períodos históricos, capaces de franquear gigantescas distancias acompañando a los hombres al otro lado de los enormes oceános.

* Doctor en Historia y Etnohistoria por la Escuela Nacional de Antropología e Historia desde el 2009. Ha publicado en varias revistas del INAH y la ENAH, y participado en diversos coloquios. Profesor hora-semana-mes en la ENAH y titular de un Programa de Investigación Formativa en la misma escuela. Adscrito a la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia en el Archivo Histórico, y actualmente comisionado al Archivo Histórico del Museo Nacional de las Culturas.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cultura

Una respuesta a “Las figas en el Hospital Real de Indios, siglo XVIII

  1. Muy interesante la información sobre las figas o higas y el contexto del hospital de los Naturales. En la obra de teatro “La Vida es sueño” de Calderón de la Barca, el personaje de Clarín dice ” Pues ya, la muerte no me hallará, dos higas para la muerte”. Llegue a este blog porque estoy buscando información sobre los Corrales de comedias en la nuava españa. ¿qué me pueden decir al respecto? Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s