Patrimonio cultural de México en Europa

Con el propósito de registrar, valorar y difundir el patrimonio cultural que se encuentra en Europa, el fotógrafo y periodista Miguel Gleason viajó a 200 ciudades y pueblos de España, incluso las Islas Canarias y las Baleares, en busca de objetos artísticos y culturales de origen mexicano, trabajo que hoy está compilado en un dvd titulado México en España, que se presentó el pasado jueves 9 de septiembre en el Museo Nacional de Antropología.
Integrado por más de 2 mil imágenes y 61 entrevistas y breves cortometrajes, dicho registro puede contribuir a un mejor entendimiento de la cultura y el pasado de ambos países, explicó el investigador en charla con La Jornada.
México en España es el cuarto trabajo que Gleason realiza con estas características. Anteriormente exploró el patrimonio cultural mexicano ubicado en Francia, Gran Bretaña e Italia.
Su más reciente dvd está integrado por dos discos compactos, cuyo material se ha clasificado igual en dos secciones: una geográfica y otra temática y cronológica, tituladas Mesoamérica, Nueva España, Códices, México y Arte moderno y contemporáneo.
La única condición para registrar el objeto, comentó el fotógrafo, “fue que tuviera relación con México en cualquiera de sus épocas, y no sólo los de origen mexicano, sino algunos que tuvieran relación con el país, por ejemplo cuadros de la Virgen de Guadalupe pintados por españoles”.
Gleason, quien radica desde hace 16 años en Francia, explicó que “la gran mayoría de los objetos que se encuentran en España son de la época novohispana, lo que quiere decir, en contra de lo que muchos mexicanos piensan, que en su mayoría son objetos que no fueron robados o saqueados, sino realizados por encargo por orfebres o pintores mexicanos”.

Otra cuestión, abundó, “es que en España no hay tantas piezas prehispánicas como uno podría imaginarse: hay muchas más en Alemania, Gran Bretaña y Francia; eso se debe a que cuando se dio el auge del coleccionismo prehispánico, en el siglo XIX, ya los españoles se encontraban fuera de nuestro país y fueron las otras naciones, además de los italianos y holandeses, las que se dedicaron a acumular esas piezas”.
Entre las obras se incluyen por su importancia “códices completos, como el Tro-Cortesiano (el mejor conservado de los tres únicos códices mayas en el mundo), el Tudela, el Osuna y el Durán, el Veytia; los Primeros Memoriales de Fray Bernandino de Sahagún, las Relaciones de Michoacán y algunos archivos imprescindibles como el de Indias en Sevilla, entre otros”.

El registro no solamente cubre obras u objetos, sino también temas como la arquitectura. Se reúnen diversos testimonios de especialistas mexicanos y españoles, como el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, y hasta “una entrevista con uno de los descendientes de Moctezuma”.
Con el apoyo del Consejo Naciona para la Cultura y las Artes, en coincidencia con las celebraciones del bicentenario de la Independencia y en homenaje a la cultura mesoamericana y a la hispánica, el investigador Miguel Gleason concluye: “no se puede saber adónde vamos si no sabemos de dónde venimos”.

Fuente: La Jornada/Carlos Paul

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arqueología, Arte, Cultura, Patrimonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s