Travesía de la Roma en Europa

El país de origen de los gitanos (Roma) era un gran misterio desde la Edad Media, cuando llegaron a Europa, para ambos, los habitantes de los países a los que llegaron, y para los historiadores. No es posible determinar la fecha exacta de su llegada a Europa, porque se dispersaron a través de ese continente en bandas independientes unas de otras. Las únicas referencias disponibles son los expedientes que han sobrevivido en los archivos de varias ciudades y pueblos. Estos expedientes son evidencia solamente de su descubrimiento “oficial” y no revela la fecha exacta de su llegada, sino simplemente la cadena de acontecimientos que halló su camino en los archivos.
Hay muchas referencias en las crónicas del período de los juglares y prestidigitadores que deambulaban entreteniendo a los señores feudales, de bailarines ataviados con colores espléndidos, favorecidos en las cortes por los nobles y odiados por los ciudadanos piadosos y respetables. Pero podían confundir a la Roma con las bandas trashumantes que vagaban por ahí.”
Entonces, súbitamente, en el siglo XIV, varios grupos comenzaron a vagar de un sitio a otro; eran gentes que se diferenciaban de los habitantes locales por su piel más oscura, su ropa, su estilo de vida distinto, su lengua totalmente incomprensible, su temperamento, y su negativa a ajustarse a la presión de la mayoría de la población. Por esta razón, los eruditos medievales formularon la pregunta, ¿quiénes son los Roma, cómo hicieron para venir a tierras checas, y de dónde vinieron? Después de muchos siglos, Europa tiene todavía que encontrar una respuesta a estas preguntas. Esta ignorancia se relaciona con la distancia que se presentó entre los habitantes originales y la Roma y que sigue habiendo entre la mayoría de las personas. La opinión más conocida por la mayoría sobre el origen de la Roma era que ésta se originó en Egipto, de donde vino a tierras cristianas. Esto es evidente en la forma de nombrarlos en muchos países –gitanos, gypsies– pero en realidad estos nombres parecen ser derivados del nombre de la pequeña región de Egipto en Peloponesia o Asia Menor. En los Balcanes, los Roma fueron llamados así derivado de un término dado originalmente a una secta de monjes macedonios, al Athiganoi o a Atsiganos, de los cuales vino otro grupo de nombres –cíngaro, tsigane, zigeuner, cigani, cikani.

El primer paso en la respuesta a la pregunta  “¿Quiénes son los Roma?“ fue hecho por casualidad en 1763 por un estudiante húngaro de teología llamado Stefan Vali, que encontró a varios indios en Leiden, Holanda, en donde estudiaban medicina. Vali se sintió intrigado por su semejanza con los gitanos, que él conocía bien porque tuvo su hogar en Hungría. Él continuó más allá de estas semejanzas externas, anotando más de mil palabras de malabar, junto con sus significados. Cuando volvió a Hungría y descubrió los significados de las palabras entre la Roma, lo sorprendieron por la semejanza de los dos idiomas.
La especulación respecto a cuál nivel o casta de la sociedad india perteneció la Roma se encendió durante muchos años entre los lingüistas y los historiadores. Con su investigación, la mayoría de los expertos llegó a la hipótesis según la cual la Roma perteneció a la casta más baja. La sociedad india está terminantemente dividida en una serie de castas: los Brahmanes (sacerdotes), el Kshatriya (reglas y soldados), el Vaishya (artesanos, granjeros, comerciantes), y el Shudra (criados y trabajadores). La calidad de miembro de la casta más baja también explicaría por qué la Roma comenzó a salir de la India en el siglo VIII. (La fecha de su salida se puede estimar por la carencia de ciertos cambios en su lengua que más adelante fueron relacionados otros idiomas indios.) Es posible que fueran expulsados por sequías o hambrunas frecuentes, o que quisieran simplemente escapar del rígido y terminante sistema de castas indio y buscar un nuevo “mercado” para sus productos y servicios.
No sólo su lengua testimonia su origen indio; también la semejanza asombrosa de varias de sus costumbres, la estructura social similar, su opción de profesiones, la misma tecnología de la metalurgia, etc.
Los lingüistas han podido trazar una historia muy exacta del romaní según la evolución de dialectos derivados de esa lengua. Debido al hecho de que los idiomas se desarrollan según ciertas leyes, los lingüistas pudieron determinar con mucha exactitud el período y sus dialectos. Entre los primeros filólogos en establecer esto se cuenta Martin Block (1936): “El número de palabras de préstamo extranjero corresponde a la longitud de la residencia en varios países”. Gracias a esta revelación, podemos estimar la migración de la Roma de la India a Europa con la mayor precisión.
Según la opinión de lingüistas e historiadores, la migración desde la India era dependiente de la geografía, a través de Mesopotamia al Medio Oriente y de ahí a las partes asiáticas de Turquía, en donde la mayor parte de la Roma se estableció y residió durante tres siglos (del XII al XV).
Este período les ayudó en su primera orientación con una nueva cultura, y facilitó su avance posterior a Europa. En contacto con la expansión mongol y turca, continuaron a través del Asia Menor y de los Balcanes, pasaron una larga temporada en Grecia, que explica las numerosas voces griegas de romales, y después avanzaron hacia el norte al valle del Danubio hasta la Europa Central. Una rama distinta pasó por Armenia, el Cáucaso, luego Rusia y después Ecandanavia. Hacia el siglo XV, la Roma fue dispersada por toda Europa, incluyendo Inglaterra y Escocia.
Al principio esta gente despertó curiosidad en Europa, y su aspecto exótico produjo varias especulaciones sobre las razones de su vida errante y teorías sobre su patria original. Al principio los europeos fueron tolerantes con los nómadas, tomándolos por los peregrinos cristianos penitentes que ellos debían ser. Los cronistas describieron su aspecto y lo compararon con el de los tártaros. De piel oscura, se acercaban a las ciudades en largas caravanas, algunos a pie, otros a caballo, con los carros llenos de equipaje, de mujeres y de niños. La Europa Central todavía recordaba muy bien las violentas incursiones tártaras, y la Roma, que era bien consciente de su semejanza con los tártaros, se presentó como gente pacifista y además buenos cristianos. En algunos lugares eran incluso bienvenidos, ya que traían las nuevas tecnologías para trabajar el hierro y otros metales, nuevas experiencias, y venían —por lo menos según su testimonio— del Santo Sepulcro. El hombre medieval, que pasaba su vida en un único lugar, entendía la errancia sólo como una forma de sacrificio o de penitencia. Por esta razón, se consideraban a la gente trashumante como penitentes. La Roma abonó a estas ideas sus propias leyendas. Intentaron convencer a los habitantes de estas ciudades medievales de que su vagar era una penitencia por los pecados de sus antepasados, que rechazaron aceptar a la Virgen María y a Jesús, cuando huyeron a Egipto antes de Herodes. Otra leyenda universalmente extendida era la justificación de su vida migratoria como castigo por renunciar al cristianismo, y que por eso tuvieron que pagar la traición con 7 años de constante vagabandeo de un sitio a otro.

En Europa, la Roma se encontró en una situación enteramente especial, porque las normas informales de su grupo no siempre estaban en armonía con los sistemas normativos y de valores de la población mayoritaria alrededor, y hasta el presente tienen dificultad para encontrar un compromiso sobre las normas a seguir. La Roma vivió siempre en grupos cerrados. Su entrada en un mundo de población con mayoría intensificó la cercanía de sus grupos, y la inamistosa actitud del “Gadje” fortaleció hasta cierto punto la solidaridad de los grupos Romaníes individuales.

Población de gitanos en Europa
País                Mínimo        Máximo
Albania          90,000        100,000
Austria           20,000          25,000
Bielorusia       10,000          15,000
Bélgica             10,000         15,000
Bosnia             40,000         50,000
Bulgaria        700,000      800,000
Croatia            30,000         40,000
Chipre                   500            1,000
Rep. Checa   250,000      300,000
Dinamarca         1,500           2,000
Estonia               1,000            1,500
Finlandia           7,000           9,000
Francia         280,000       340,000
Alemania      110,000        130,000
Grecia           160,000       200,000
Hungría       550,000       600,000
Irelanda         22,000          28,000
Italia               90,000        110,000
Latvia                2,000            3,500
Lituania            3,000            4,000
Luxemburgo        100                 150
Macedonia   220,000       260,000
Moldavia         20,000         25,000
Netherlands    35,000         40,000
Norway                   500           1,000
Polonia             50,000        60,000
Portugal           40,000         50,000
Rumania    1,800,000    2,500,000
Rusia              220,000       400,000
Serbia-Mont.400,000       450,000
Eslovaquia    480,000        520,000
Slovenia              8,000          10,000
España            650,000      800,000
Suecia                15,000         20,000
Suiza                 30,000          35,000
Turquía          300,000       500,000
Ukrania            50,000          60,000
Reino Unido    90,000         120,000
Total            7’000,000     8’500,000

Traducción de Mariano Flores Castro
Fuente: http://5magazine.wordpress.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Diversidad cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s