Restaurada la identidad cultural de los indígenas de la Patagonia

Investigadores argentinos y españoles han demostrado que las sociedades indígenas en la Patagonia, la región más austral de la Tierra habitada por los seres humanos durante los últimos 13,000 años, no eran estáticas y marginales como se había pensado siempre, sino de hecho tenían altos niveles de organización social. El último estudio realizado por este equipo, publicado en la revista Antropología del Ártico, rompe falsos mitos y le da a estas sociedades el reconocimiento histórico que se merecen.
“¿Fue la Patagonia un desierto?” Con esta pregunta como punto de partida, el equipo de investigación argentino-español ha estudiado el desarrollo de la etnicidad en la Patagonia, una de las últimas regiones del mundo en ser ocupada por seres humanos, hace unos 13,000 años, según el radio carbono que data de los restos arqueológicos en la región. El estudio, publicado en la revista Antropología del Ártico, trastorna la visión tradicional de estas sociedades.
“Empezamos nuestro estudio sobre la situación de la sociedad indígena de hoy, que sufre de una pérdida de identidad cultural y un alto grado de mezcla entre poblaciones debido a numerosos movimientos migratorios y las presiones de la vida urbana,” dijo Juan A. Barceló, autor principal del estudio y arqueólogo e investigador de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).
Hasta la fecha, las pruebas documentales han mostrado que la región fue ocupada por cazadores-recolectores primitivos que comenzaron a “morir” y desaparecer dejando tras de sí un “desierto”. Sin embargo, y a pesar de que la población indígena subsista en poblaciones marginales de hoy, este estudio muestra que tiene una historia propia.
Utilizando documentos etnográficos que contienen las historias de vida de las personas mayores que vivían como cazadores-recolectores nómadas cuando niños, así como fuentes de información de los viajeros y naturalistas en el siglo XIX, los científicos sociales usaron programas de computadora especialmente creados para estudiar la dinámica de las poblaciones indígenas.
“Más allá de las zonas comunes de información, incorporamos datos arqueológicos, antropológicos y etno-históricos para resaltar la profunda complejidad social y las estrategias económicas, sociales y reproductivas de estas comunidades humanas en apariencia muy simples”, dice el investigador.

Cien años de resistencia a la colonización
Antes de la colonización europea, la población indígena había arraigado niveles muy altos de la jerarquía social. “Ellos tenían relativamente bien desarrollados sistemas de liderazgo, el predominio social se transmite a través del parentesco, y la riqueza se concentraba, sobre todo, en forma de miles de cabezas de ganado o caballos”, dice Barceló.
El equipo de expertos explica que las sociedades indígenas, tenían una compleja organización social y política, con capacidad para movilizar a miles de guerreros.
“Cuando ellos estaban luchando contra la presión de las sociedades industriales eran capaces de llamar bandas militares de más de 1,000 guerreros, reuniendo a las fuerzas de regiones distantes y con diferentes lenguas e identidades”, explica el experto.
Barceló dice que esta capacidad de movilizacies enormes mantuvo a raya las presiones cada vez mayores de la sociedad industrial durante casi 100 años “hasta que los colonos empezaron a usar cañones, fusiles y sables, arrasando por completo a ciertos grupos étnicos.”

Reconociendo el pasado
La visión según la cual estas poblaciones indígenas eran gentes marginadas que hablaban todos el mismo idioma es errónea. Algunos estudios históricos sobre las lenguas del sur diferencian entre 30 diferentes idiomas y dialectos, que se relacionaban entre sí en diversos grados.
“La complejidad lingüística era probablemente mucho mayor antes del contacto europeo, ya que una característica significativa de la colonización fue la tendencia a la homogeneidad lingüística”, según el estudio.
Los investigadores también encontraron que estas sociedades eran “extraordinariamente dinámicas” que ajustaron sus características internas para afrontar los cambios. “No se trataba de sociedades que optaran por una adaptación pasiva a la tierra y sus recursos. Antes bien, construyeron su propio camino a través de la historia mediante la adopción de decisiones sociales constantes”, dice Barceló.
“Aparte de la comunidad académica y el público en general, este estudio está dirigido a las sociedades indígenas que tradicionalmente han sido privados de su propia historia”, concluye el experto.

Fuente: http://www.sciencedaily.com / Traducción de MFC

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Diversidad cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s