Primera exposición del Prado dedicada a los tapices

Por primera vez en su larga historia, el Museo Nacional del Prado presentará el próximo 2 de junio una exposición monográfica de tapices. En concreto, expondrá dos extraordinarias obras de su colección, ambas de la serie Los amores de Mercurio y Herse, tejida por el legendario taller de Willem de Pannemaker.
El Prado reunirá por primera vez en sus salas los ocho tapices mitológicos que integraron esta magnífica serie, dispersos desde 1909 en importantes colecciones e instituciones particulares, como la Fundación Ducal Medinaceli, la Casa de Alba, el Metropolitan Museum of Art de Nueva York y el propio Museo del Prado, donde se conservan dos paños de esta tapicería, que transcribe en hilos de oro y seda los versos de Ovidio sobre los amores del dios Mercurio, hijo y mensajero de Júpiter, con Herse, hija del rey de Ática.

Afamado taller
Willem de Pannemaker, activo desde 1535 hasta 1581 y miembro de una de las más afamadas familias de tejedores asentadas en Bruselas, fue el gran tapicero del Renacimiento flamenco. Trabajó para la nobleza, el papado y las principales casas reales europeas del siglo XVI y surtió de obras maestras a la corte de Carlos I de España y de su hijo Felipe II. De hecho, Carlos I le encargó la realización de la famosa serie de tapices sobre la Conquista de Túnez (1548) a condición de que sólo emplease sedas de Granada y para la trama, las lanas más finas y mejores de Lyon, además el hilo de plata y oro sería el que le proporcionase el propio emperador.
El monograma de tapicero de De Pannemaker y la marca de calidad de la ciudad de Bruselas y del Ducado de Brabante, obligatorias desde 1544, figuran en la serie de Los amores de Mercurio y Herse, procedente originalmente del duque de Lerma y, posteriormente, de la Casa Ducal de Medinaceli.
Concha Herrero, conservadora de Tapices de Patrimonio Nacional y comisaria de esta muestra, recuerda que el tapiz tuvo una “importancia clave en las colecciones de los nobles y las cortes más poderosas del Renacimiento” y que “los paños que vamos a presentar en esta exposición son de las principales creaciones de De Pannemaker, tapicero de las dos ramas de la Casa de Austria”.

Realidad pictórica exquisita
El excepcional taller de Willem de Pannemaker conseguía que el dibujo y el color del paño reprodujeran fielmente los del cartón original en unas calidades que, en palabras de Herrero, “nos recuerdan una realidad pictórica muy exquisita. No en vano el cartonista que realiza estas composiciones conocía la obra de Rafael y, desde luego, la de su principal discípulo, Giulio Romano”.
Además, la conservadora de Tapices de Patrimonio Nacional destaca que el tejido también es excepcional. “Poder tejer con hilos de oro—además de lana y seda— exige una precisión y un control exhaustivo del color. Esta serie tiene una riqueza cromática y de brillos excepcional”.

Para esta exposición, la serie completa de ocho tapices ha sido restaurada y limpiada en colaboración con la Real Fábrica de Tapices de Madrid, con lo que se podrán contemplar prácticamente con su esplendor original.

Fuente: http://www.hoyesarte.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Museos del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s