En el patio del gran turco

Exposición abierta del 24 de octubre de 2009 al 18 de enero de 2010

Turquía arteLa exposición nos hace revivir el esplendor de la corte otomana y el boato del sultán. Incluye caftanes, joyas y accesorios que pertenecieron a los miembros de la casa otomana y, la gran mayoría, del Museo del Palacio de Topkapi. Estos efectos, testimonios de la longevidad de la dinastía otomana (1299-1922), se han conservado durante siglos en los mausoleos imperiales de Estambul o almacenados en el palacio privado del Tesoro de la misma. Sin perjuicio del mantenimiento regular, estaban envueltos en cubiertas de tela, etiquetados con el nombre del sultán que los había usado. Constituyen en la actualidad una colección única con más de 3,000 piezas, incluyendo un juego excepcionalmente prestado al Museo del Louvre.
El propósito de esta exposición es mostrar, a través de las colecciones del Louvre y del Musée d’Art et d’Histoire, la producción artística de Izmir, una de las ciudades más brillantes de la costa jónica: Esmirna, ahora Izmir. Haciéndose eco de esta opinión, una selección de obras de las ciudades jónicas más cercanas, como Éfeso, Mileto, ilustran las relaciones entre los diversos talleres de escultura (la producción artesanal de figuras de terracota), de la región. La Esmirna arcaica, situada a unos 8.5 kilómetros al norte de Izmir, en la localidad de Bayrakli, fue fundada en el tercer milenio antes de Cristo. El sitio fue abandonado en el año 325 a.C. después de someterse a varios asedios que la debilitaron durante los siglos VI y V a.C. Un gran templo en honor de Atenea fue construido ahí, del que se conservan en el Museo de Arte e Historia de Izmir bellas reliquias.
En ocasión de la Temporada de Turquía en París, el Museo del Louvre se propone abordar los cacicazgos en Anatolia durante la antigua Edad del Bronce (3er milenio): esta época está representada por varios prestigiosos sitios de enterramientos (Troya, Arslan Tepe, Alaça Hüyük), donde destaca la riqueza de los potentados locales que se beneficiaron de la creación de los flujos comerciales en el tercer milenio. Anatolia disponía en efecto de depósitos de materias primas que atrajeron tempranamente a los mesopotámicos, tales como oro, plata, cobre, estaño. El sitio de Alaça Hüyük ha sido elegido para ilustrar este tema con una selección de seis objetos de la necrópolis (una placa de oro, joyas, un estandarte de bronce).
Las excavaciones del sitio Alaça Hüyük, al noreste de Ankara, revelaron trece tumbas que datan de 2500-2300 a.C. Los difuntos yacían allí acompañados de objetos funerarios extremadamente ricos: joyería de oro (diademas, horquillas, hebillas de cinturón, aretes), platos de oro, cuadros de marquetería, armas de bronce (cetros, masos, dagas), estandartes de plata y bronce. Estos últimos representan una amplia variedad de temáticas e iconografías (geométricas y zoológicas), y constituyen el mobiliario más original del conjunto. Su utilización no está determinada, pero en todo caso reflejan el prestigio de la persona a la que acompañan.

Fuente: http://www.louvre.fr/Trad. Mariano Flores Castro

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s