Evidencias químicas de remedios medicinales descubiertos en el vino del antiguo Egipto

Hipócrates (ca. 460-370 a.C.), el más famoso de los médicos de la antigüedad, una vez señaló: “El vino es bueno para el hombre de una manera maravillosa, siempre y cuando se tome con buen sentido tanto por los enfermos como por los sanos”. Ahora nuevas evidencias arqueoquímicas, respaldadas por las cada vez más sofisticadas técnicas de pruebas científicas, revelan una larga historia de remedios medicinales ensayados, probados y a veces perdidos a lo largo de milenios de la historia humana, hierbas, resinas de árboles y otros materiales orgánicos fermentados en bebidas como el vino y la cerveza.
Una nueva ronda de descubrimientos, realizados por un equipo de investigadores liderado por el arqueoquímico Dr. Patrick McGovern del Museo de la Universidad de Pensilvania, proporciona la primera evidencia química directa de vino con productos orgánicos medicinales añadidos. Se han realizado análisis de residuos hallados dentro de una vasija en la tumba de uno de los primeros faraones de Egipto, Escorpión I, excavado por el Instituto Arqueológico Alemán en El Cairo y de fecha ca. 3150 a.C. Un ánfora egipcia de tiempos tardíos, excavada por el Museo Real de Ontario en Toronto y que data del IV al VI siglos, de Gebel Adda en el sur de Egipto, también dio positivo para el vino con aditivos medicinales. Juntos, estos resultados y los de otros sitios a nivel regional y en todo el mundo, están sentando las bases para aún mejores y más rigurosos estudios que detallan lo que nuestros antepasados han ingerido para curar una variedad de dolencias, y tal vez, lo que sabían pueda ser “re-excavado” y aplicado a la salud y la medicina del siglo XXI.
Los recientes descubrimientos, los detalles de nuevas técnicas científicas utilizadas para identificar el ácido tartárico, el compuesto marcador de la uva en el Oriente Medio, y una variedad de resinas de los árboles y los aditivos a base de hierbas, así como sus repercusiones más amplias para la comprensión de cómo nuestros antepasados experimentaron con posibles medicamentos de materiales orgánicos, se publicó en línea en la edición temprana de PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences): los vinos del antiguo Egipto a base de hierbas. Participaron con el Dr. McGovern como autores del documento son Armen Mirzoian, División de Servicios Científicos de Alcohol y Tabaco, Impuestos y Comercio de (TTB), del Tesoro de EE.UU., Beltsville, Maryland, y Gretchen R. Hall, Investigador Asociado en el Museo de la Universidad de Pensilvania.
“Con estas pruebas, y nuestra capacidad para utilizar la más reciente tecnología en química de cromatografía líquida / espectrometría de masas (LC-MS) / espectrometría de masa (MS) —somos capaces de hacer retroceder la confirmación de que Egipto y Levante usaban medicina a base de hierbas desde tiempos predinásticos de la historia egipcia, alrededor de 3150 a.C. Otros muy sensibles métodos más recientes se han utilizado para identificar los compuestos de hierbas y resina de árbol en el vino”, señaló el Dr. McGovern.
“La idea más importante que estamos obteniendo de esta investigación y nuestro cuerpo creciente de análisis es que, por ensayo y error, los seres humanos pueden haber descubierto los remedios naturales a lo largo de los milenios, remedios que estaban enterrados en nuestros hallazgos arqueológicos biomoleculares. Al analizar las antiguas bebidas fermentadas, ideales en la disolución de alcaloides de plantas y otras sustancias, somos capaces de redescubrir algunos de estos remedios”, dijo.
¿Algunos de estos remedios perdidos pueden ser útiles hoy en día? Lo podremos saber en breve. El Dr. McGovern ha comenzado a colaborar con los investigadores en Medicina de Penn Abramson Cancer Center para responder a algunas de estas preguntas. El nuevo proyecto, “ Oncología Arqueológica: en busca de la droga curativa”, está poniendo a prueba los compuestos encontrados en las bebidas fermentadas de China, incluyendo la bebida alcohólica más antigua del mundo, que data de ca. 7000 a.C. de Jiahu (véase Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. 101,51: 17593-98). La investigación se centra en el artesunato, un derivado de la artemisa, que se encuentra en un vino de arroz de la provincia de Henan, que data de ca. 1200 a.C. Los colegas de McGovern en el proyecto para el descubrimiento de lucha contra el cáncer y otros beneficios de medicamentos procedentes de antiguos remedios incluyen a Caryn Lerman, director científico del Centro de Cáncer Abramson y Profesor de Psiquiatría, Wafik S El-Deiry, profesor de medicina, genética y farmacología, y Melpo Christofidou -Solomidou, Profesor Asociado de Medicina.

El Dr. McGovern es autor o editor de numerosos libros sobre arqueología y la ciencia arqueológica, incluyendo, en 2003/2006, Antiguo Vino: La búsqueda de los orígenes de la viticultura. En las últimas dos décadas ha sido pionero en el emergente campo de la arqueología biomolecular.

Fuente: http://www.penn.museum / Traducción de Mariano Flores Castro

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cultura

2 Respuestas a “Evidencias químicas de remedios medicinales descubiertos en el vino del antiguo Egipto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s