El nuevo Museo de la Acrópolis

M de la AcrópolisLa edad dorada de la antigua Atenas revivió  el sábado 20 de junio con la inauguración del flamante Museo de la Acrópolis y la renovación de su centenaria campaña por la devolución de los mármoles del Partenón, esculturas de 2,500 años retiradas de la ciudadela hace dos siglos.
Años de demoras y fuertes críticas al diseño del edificio, que algunos consideran tosco, y su ubicación en el barrio viejo de la ciudad llegaban a su fin con una ceremonia de casi 3 millones de euros (4,1 millones de dólares) a la que asistieron jefes de estado o gobierno extranjeros, aunque brillaron por su ausencia los de Gran Bretaña, donde se encuentran los mármoles.
La estructura de hormigón armado y vidrio se alza al pie de la antigua ciudadela como una pila torcida de cajas transparentes.
Con el revestimiento contra rayos ultravioletas en las paredes de vidrio, filtros de aire y ambiente climatizado, el museo de 130 millones de euros (180 millones de dólares) es la respuesta griega al argumento de que no tenía lugar donde mantener a salvo el friso retirado del Partenón en el siglo XIX por Lord Elgin, un diplomático británico y exhibido actualmente en el Museo Británico de Londres. “El nuevo Museo de la Acrópolis, con la técnica más moderna, echa abajo ese pretexto”, dijo el ministro de Cultura Antonis Samaras, quien el viernes afirmó que los Mármoles del Partenón estaban en un “exilio forzado”.
Para los griegos, el regreso de las esculturas —parte de un friso de mármol de 160 metros de largo que muestra una procesión religiosa y adornaba la cima del Partenón— es una cuestión de orgullo nacional.
El Partenón fue erigido en la época más gloriosa de Atenas, del 447-32 a.C., en honor de Atenea, la patrona de la ciudad.
A pesar de su uso como iglesia cristiana y la ocupación otomana a partir del siglo XV, sobrevivió casi intacto hasta 1687, cuando un cañonazo veneciano provocó la explosión de un polvorín en su interior. Elgin se llevó la mitad de las esculturas sobrevivientes a principios del siglo XIX, cuando Grecia era parte del Imperio Otomano. “En este día trascendental, en este lugar histórico, apelamos a todas las personas del mundo que creen en los valores e ideas que surgieron en las laderas de la Acrópolis para que se unan a nuestra campaña para traer los mármoles del Partenón de regreso a casa”, dijo Samaras.
El Museo Británico siempre se ha negado a regresarlos. Dice que los posee legalmente, ya que Elgin se los vendió para evitar la quiebra y los exhibe gratuitamente en un contexto cultural internacional.
“Creo que pertenecen a todos nosotros. Todos somos ciudadanos globales”, dijo la vocera del Museo Británico, Hannah Boulton.

Fuente: AP

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s