El mundo islámico desde China hasta Europa

Arte islamico ErmitageLa exposición está dedicada a los contactos del mundo islámico con las culturas vecinas de Europa y China. Está pensada para exhibir la variedad inmensa de arte islámico según lo representado en las colecciones del Museo del Hermitage y para demostrar que el mundo islámico nunca se ha aislado de las culturas del mundo sino, al contrario, ha permanecido siempre como una parte profundamente integrada a ellas.
La exposición incluye más de 300 piezas provenientes de diversos países del mundo islámico y se divide en cuatro secciones.
La primera sección se dedica al arte islámico desde el origen del Islam en el siglo VII a la invasión mongola (siglo XIII). Es en este período que el arte islámico se desarrolló como tal, absorbiendo las tradiciones y los logros culturales de las naciones involucradas en la gama de dominación del califato, por ejemplo: Egipto, Siria y el Imperio Sasánida.
La segunda sección ilustra el subsecuente desarrollo del arte islámico desde la invasión mongola hasta bien avanzado el siglo XVI. La influencia de la cultura china se acentúa especialmente en esta sección, una presencia que la invasión mongola ayudó a intensificar: los invasores que tenían éxito en la conquista de la extensión que va desde el río Volga hasta los territorios del Reino Medio crearon un ambiente favorable para la exportación de mercancías chinas, así como de tradiciones culturales y artísticas como queda demostrado claramente por los numerosos temas y tópicos chinos adoptados por el arte islámico y la imitación de la seda y de la porcelana chinas que ganan cada día más popularidad.
La tercera sección exhibe conjuntamente obras de arte fechadas del siglo XVI  al XVIII y originarias de varios países islámicos. Durante este período la cultura islámica es afectada fuertemente por tradiciones europeas. El auge industrial en Europa y la intensificación subsecuente del comercio dio lugar a que la cultura europea llegara a ser más popular en los países islámicos que no podrían sino influenciar sus tradiciones artísticas con respecto a la pintura y a las artes aplicadas.
La cuarta sección se ocupa de los contactos políticos (tanto diplomáticos como militares) entre Rusia y el mundo islámico. Entre los objetos expuestos están los regalos hechos por diplomáticos de los monarcas de países islámicos a los zares y a los emperadores rusos y trofeos capturados por los soldados rusos en las numerosas guerras con Turquía y Persia.
La tienda de Bujara es seguramente la gema de la exhibición. Los especialistas del museo del Hermitage han tenido éxito recientemente en la restauración de la forma original exacta del pabellón que es realmente un palacio portable, que consiste en varios cuartos y toldos, un sistema de pasillos e incluso una cancha de juego. Ahora esta tienda magnífica, nunca antes montada totalmente, debe ser echada adentro de la sala Nicolás del museo. Además hay otra tienda de campaña que perteneció a un comandante militar turco fastuosamente adornada con exquisitos bordados florales. Habiendo sido tomada como trofeo por los soldados rusos, fue utilizada por el tren del ejército por algunas décadas antes de ser entregada al museo de los establos de la corte en 1842. La tienda turca, como la de Bujara, se exhibe en el museo por primera vez en su historia. Especial interés tienen los 69 objetos de arte indio. Entre ellos están los famosos regalos de Nader el Shah, con obras maestras de la joyería india de los siglos XVII y XVIII en posesión de los gobernantes persas antes de obsequiárselos al monarca ruso. La mayor parte de los objetos de la exhibición, incluyendo telas, los ataúdes y finos objetos de metal nunca se han exhibido antes.
La exposición es también el debut para algunos detalles arquitectónicos auténticos que alguna vez adornaron el palacio de la Alhambra.
Los trabajos de artes aplicadas provenientes de la aldea de Kubachi, Daguestán (casi todos del siglo XIV) se agrupan por separado. Incluyen, en primer lugar, relieves y cuencos de fuentes adornados con figuras de hombres y de animales. Las piezas de los artesanos de Kubachi son altamente originales y sin similitud alguna con cualquiera otra obra de arte proveniente de los centros culturales del mundo islámico.

Fuente: http://hermitagemuseum.org/
Traducción de Mariano Flores Castro

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antropología, Arte, Cultura, Diversidad cultural, Museos del mundo, Patrimonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s