Se aviva el litigio entre El Cairo y Berlín

nefertiti1

El reciente descubrimiento hecho por científicos alemanes de que la reina Nefertiti al parecer no era tan hermosa como sugiere el famoso busto que de ella se conserva en Alemania viene a sumarse al conflicto cultural surgido entre El Cairo y Berlín por la propiedad de la obra de arte. Este litigio se avivó a principios de este año, al revelarse que los alemanes sacaron con engaños la estatua de su país de origen.

Los egipcios demandan que la inapreciable escultura sea devuelta a su país. El busto fue excavado por el arqueólogo Ludwig Borchardt en 1912, en un descubrimiento que fue ensalzado como un triunfo de la eficiencia de la Prusia imperial. Las anotaciones en el diario del arqueólogo muestran que no cabía en sí de emoción. “De pronto tenemos en las manos el arte egipcio más vivo. No se puede describir con palabras. Hay que verlo.”

Engaño a las autoridades egipcias

Documentos descubiertos este año en el Instituto Oriental de Alemania sugieren que los alemanes engañaron a las autoridades egipcias para quitarles la escultura, ocultando su verdadero valor antes de sacarla del país. En ellos se relata un encuentro entre Borchardt y un funcionario egipcio ocurrido en 1913, poco antes de que el busto fuera llevado a Alemania. El autor del relato consigna que el arqueólogo “quería salvar el busto para nosotros”.

Se indica que el equipo alemán envolvió a Nefertiti y la puso en el fondo de una maleta en una habitación en semipenumbra para engañar a las autoridades. Al mismo tiempo los alemanes proporcionaron a los egipcios una fotografía deliberadamente poco favorable del busto y afirmaron que estaba hecho de yeso y no de piedra caliza. La maniobra funcionó y permitió a los alemanes sacar a Nefertiti de Egipto.

Al conocerse los detalles del engaño, el conflicto entre El Cairo y Berlín subió de tono. Los egipcios han demandado que por lo menos el busto regrese a Egipto a título de préstamo, para marcar la inauguración de un nuevo museo, programada para 2012 en las Pirámides de Gizé. Egipto ha amenazado con no volver a tomar parte en ninguna exhibición de antigüedades en Alemania si Berlín rehúsa conceder ese préstamo por tres meses. Hasta hora los alemanes se han negado, alegando que el busto es demasiado frágil para viajar.

Acuerdo inapelable

Dietrich Wilding, jefe del Museo Egipcio de Berlín, insiste en que el busto de Nefertiti, que atrae más de medio millón de visitantes a la ciudad cada año, ha obtenido un grado de notoriedad que no habría alcanzado de haber permanecido en Egipto. “Sigue siendo única y pertenece aquí”, sostiene.

El Instituto Oriental de Alemania también se ha apresurado a minimizar las evidencias de que el busto se sacó de Egipto mediante argucias. Sostiene que los egipcios debieron haber sido más observadores. “No es correcto quejarse de un acuerdo que se realizó hace tanto tiempo”, alega un vocero.

Fuente: La Jornada / © The Independent    Traducción: Jorge Anaya

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s