La numismática pierde sus telarañas

La Colección de Monedas Santander

Fruto de un largo proceso evolutivo, la moneda occidental nace a finales del siglo VII a.C. en Lidia (Asia Menor, en la actual Turquía), pero son las ciudades griegas las que, a través de su actividad colonizadora y comercial, difunden su uso por el mundo Mediterráneo. Desde sus inicios la moneda se convierte en un poderoso vehículo de expansión económica y cultural, factor clave para entender el desarrollo histórico de una comunidad, un papel que sigue manteniendo en la actualidad.

Es así como la moneda, portadora de una tradición de casi tres mil años de historia, nos acerca como ningún otro objeto a la vida de los pueblos que la fabricaron y utilizaron. En una lenta pero continua evolución, este pequeño trozo de metal se ha convertido en símbolo de independencia y de la fiabilidad del Estado, al tiempo que ha permanecido íntimamente unida a la vida cotidiana de las gentes. Una evolución a la que no ha permanecido ajena la Península Ibérica, en cuyo suelo se han acuñado y circulado las emisiones de los pueblos, ciudades y Estados protagonistas de su devenir histórico.

A través de sus más de 900 piezas de todas las épocas y metales, la Colección  Santander nos permite recorrer e ilustrar paso a paso la historia monetaria de España, desde las dracmas acuñadas en el siglo III a.C. por las colonias griegas peninsulares, hasta la ya desaparecida peseta.
http://www.fundacionbancosantander.com

Tradicionalmente la numismática ha sido una de las disciplinas más áridas a la hora de darlas a conocer a un gran público. Es difícil de exponer, por ejemplo. Para empezar, las monedas tienen un anverso y un reverso y mostrar ambas en una vitrina no es tarea fácil. Además, exige un esfuerzo visual notable por parte del espectador. La Fundación Santander ha dado un vuelco a la forma de exponer su colección de 960 piezas, un tesoro que recorre 25 siglos de la historia de la Península Ibérica, gracias a un proyecto multimedia realizado en colaboración con el departamento de numismática del Museo Arquelógico Nacional.

El catálogo de la colección es accesible a través de un DVD y también de la página web de la fundación (www.fundacionbancosantander.com) de manera gratuita. El usuario puede aproximarse a cada una de las piezas con un detalle microscópico que hace posible un poderoso zoom. El director de la fundación, Javier Aguado, ha comparado esta herramienta con el proyecto lanzado recientemente por el Museo del Prado con Google Earth, que permite observar hasta el mínimo craquelado de catorce obras seleccionadas de la pinacoteca. La colección de monedas está expuesta en vitrinas en el espacio expositivo que cuenta la fundación en la ciudad financiera del Santander en Boadilla del Monte.
“Este nuevo sistema permitirá el acceso de la numismática a un público más amplio”, ha señalado Carmen Marcos, subdirectora del Museo Arqueológico. “Combina el rigor científico, puesto que registra todos los detalles que puedan interesar a un investigador, con una presentación muy atractiva para el público general. Creemos que su difusión va a ser mucho más democrática y no sólo va a llegar a los estudiosos”, ha añadido.

Paloma Otero, jefa del departamento de Numismática del museo, ha recordado que la moneda es uno de los elementos más significativos del patrimonio cultural y su uso a lo largo del tiempo es un testimonio de la propia historia de la humanidad. Desde que se acuñaran las primeras piezas en el siglo VII a. C., han estado presentes en la vida cotidiana: “Se dice que las monedas cuentan la historia, quiénes las fabricaron, cuáles eran sus creencias… Desde las piezas de más valor hasta las más gastadas, todas tienen un valor histórico incalculable”.

Las monedas de la colección de la fundación son el espejo de las culturas que las acuñaron. Las piezas más antiguas, del siglo III a. C. se usaban en la costa de Gerona, en la zona de las actuales Ampurias y Rosas. Luego, los pueblos y ciudades de la Península troquelaron sus propias monedas: las leyendas ibéricas, célticas o púnicas reflejan la diversidad cultural de la península en los siglos II y I a. C. Entre las piezas más bellas de la colección, Otero destaca dos acuñadas por los cartagineses durante la segunda guerra púnica: un shekel que muestra en su reverso la proa de un barco y un bellísimo dishekel con un elefante, símbolo del poderío militar cartaginés. La época romana, tanto durante la República como durante el Imperio, también está representada, así como la Edad Media.
La diversidad de monedas se mantuvo en este periodo con diversas emisiones islámicas y cristianas de los reinos de Castilla, Aragón y Navarra. Felipe V unificó el sistema monetario bajo el sistema castellano. Pero en América se empezaron a acuñar monedas a partir del siglo XVI y la colección cuenta con una buena muestra de estas piezas. El conflictivo siglo XIX está reflejado en las monedas de José Napoleón Bonaparte, Fernando VII, la variable efigie de Isabel II a lo largo de su largísimo reinado y, por fin, la creación de la peseta en 1869. Las últimas piezas de la colección son las pesetas acuñadas por Juan Carlos I en 1975.

Fuente: http://www.fundacionbancosantander.com /www.elpais.com/Isabel Lafont

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s