Rembrandt en el Museo del Prado

rembrandt-burgueses-gremio

Las obras de Rembrandt, uno de los grandes maestros de la pintura europea, fallecido el 4 de octubre de 1669, abrieron la temporada artística del Museo del Prado el 15 de octubre.
Bajo el nombre “Rembrandt, pintor de historias”, la muestra —la primera en España— reunirá 40 obras (35 pinturas y 5 estampas), las cuales se podrán contemplar hasta el 6 de enero de 2009, gracias a la colaboración entre el Museo del Prado y el banco BBVA.
Cabe destacar que el Museo del Prado, una de las pinacotecas más importantes del mundo, en su amplio bagaje sólo posee un cuadro del artista holandés titulado “Artemisa” (1634); pero cuenta con una colección generosa de algunos de los pintores más determinantes en la vida de Rembrandt: Tiziano Vecellio y Peter Paul Rubens.
Rembrandt es uno de los más grandes pintores de la historia del arte occidental, intérprete excepcional de la naturaleza humana y maestro de la técnica pictórica, del dibujo y el grabado. Su obra produjo un fuerte impacto en sus contemporáneos e influyó en el estilo de muchos artistas posteriores, que a decir de sus biógrafos, es probable que no exista pintor alguno que lo haya igualado en el uso de efectos del claroscuro o en el empaste vigoroso.
Rembrandt Harmenszoon van Rijn, su nombre completo, nació el 15 de julio de 1606, en Leiden, Holanda. Asistió a la Escuela Latina y en 1620 se matriculó en la universidad local, la que abandonó para iniciar su aprendizaje artístico con un oscuro pintor llamado Jacob van Swanenburgh. Entre 1624 y 1625 continuó su aprendizaje en Amsterdam, esta vez en el taller del pintor Pieter Lastman, de quien tomó la influencia de Caravaggio y Elsheimer. De regreso en Leindeb, Rembrandt empezó a contar con sus primeros discípulos, entre los que estaba Gerrit Dou. De ese periodo es su obra “La Lapidación de San Esteban”, donde se aprecia la influencia caravaggista. A la muerte de su padre, en 1630, Rembrandt se trasladó a Amsterdam, Holanda.
En 1632, el pintor realizó una de sus obras más famosas: “La lección de anatomía del doctor Tulp”, que tuvo enorme éxito. Para entonces su situación económica era próspera y lo fue aún más al contraer matrimonio, en 1634, con Saskia van Uylemburgh, sobrina de su socio y proveedora de una excelente dote.
Saskia se convirtió en el primer baluarte de la vida del pintor y en la protagonista de múltiples obras, como el “Autorretrato con Saskia” o “Saskia con sombrero”.
La década de 1630 también fue de notable éxito, con obras de temática religiosa como “El sacrificio de Isaac” o “El banquete nupcial de Sansón”, excelentes paisajes o magníficos autorretratos.
A partir de la muerte de Saskia (1642), ocurrida meses después de dar a luz a su único hijo, Titus, la ordenada y exitosa vida de Rembrandt sufrió duros embates tanto económicos como amorosos y sociales, llegando a la quiebra total en 1956.
Fue acusado por la niñera de su hijo de haberle hecho promesa matrimonial, así como de vivir en concubinato con su sirvienta Heindrickje Stofeels. No obstante esos lamentables episodios, el arte de Rembrandt avanzó y abandonó la exuberancia barroca, pero se enriqueció con un colorido vibrante y un enorme interés por el detalle, a la vez que creó nuevas iconografías adecuadas a la mentalidad protestante, como “La cena de Emaús” y “La adúltera”. De este periodo destacan también grandes obras como “La novia judía” (1666), “Los síndicos del gremio de pañeros” (1661), “Bathsheba” (1654), “Jacob bendiciendo a Efraín y a Manasés” (1656) y uno de sus numerosos autorretratos (1658). En todos ellos es posible encontrar esa “manera áspera” que caracteriza sus últimas décadas, en la que la pincelada larga y empastada, es la principal protagonista, sin menospreciar el papel de la luz dorada, con la que consigue crear efectos atmosféricos de calidad insuperable, tomando como referencias a la Escuela veneciana y a la obra de Tiziano.
Considerado como uno de los más innovadores y excepcionales artistas de todos los tiempos, Rembrandt murió a los 63 años, el 4 de octubre de 1669, en Amsterdam.

Fuente: Notimex/El Universal/mzr/ Editado por el Correo

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Arte, Museos del mundo

Una respuesta a “Rembrandt en el Museo del Prado

  1. lisby

    i love you so much muy bien hecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s