Papúa Nueva Guinea, ¿cuna mundial de la agricultura?

Contra todo pronóstico, los humedales de Kuk demuestran que el origen de la agricultura tuvo lugar en Papúa Nueva Guinea, hace 10,000 años. El antiguo sitio agrícola de Kuk, declarado Patrimonio Mundial, atesora vestigios del desarrollo temprano de la agricultura y del drenaje.

Para muchos, entre ellos numerosos arqueólogos, las montañas de Papúa  Nueva Guinea parecen un lugar poco propicio para encontrar testimonios del desarrollo temprano de una agricultura autónoma. Sin embargo, las excavaciones arqueológicas de los años 1960 y las investigaciones llevadas a cabo por Jack Golson (arqueólogo australiano ahora retirado que pasó el relevo a Tim Denham) han probado lo contrario.
Vestigios arqueológicos de terrenos cultivados, montículos y canales de drenaje antiguos se han hallado enterrados en los pantanos de Kuk, situados a 1,550 metros por encima del nivel del mar en el alto Valle de Wahgi, uno de los valles más grandes de la cadena montañosa que atraviesa de este a oeste el centro de la isla de Nueva Guinea. Tales hallazgos arqueológicos son excepcionales porque el paso de las prácticas de recolección a los primeros cultivos autónomos se produjo en muy pocos lugares del mundo. Además, cada uno de estos sitios, comprendido el de Kuk, tiene suma importancia para la comprensión de uno de los principales desarrollos tecnológicos del hombre moderno.
En el sudoeste asiático, el sureste de China, las Américas, probablemente en África, y en Nueva Guinea surgieron distintos tipos de agricultura basados en ciertas cosechas y métodos de cultivo. En el sudoeste Asiático y el sureste de China, la agricultura consistía en sus comienzos en sembrar semillas de cereales, leguminosas y otras plantas. En cambio, esta primera agricultura en Nueva Guinea —tal y como se sigue practicando hoy día en la isla—, se basaba de forma exclusiva en la propagación de plantas alimenticias y provechosas, incluyendo árboles frutales y de nueces, plantas de raíces comestibles como el ñame y el taro, pastizales, caña de azúcar, hierbas, hortalizas y plátanos. Estudios recientes indican que la mayoría de estas plantas, sobre todo los plátanos, se domesticaron primero en la región de Nueva Guinea. También hubo cultivos a partir de semillas, pero básicamente se cultivaban aquellas plantas que se reproducían por medio de tubérculos, bulbos, chupones, tallos y esquejes.

Cultivar la tierra para preservar el sitio

Hace diez mil años, los autóctonos deforestaron parcelas de bosque tropical y modificaron la zona de los humedales de Kuk, cuyo paisaje probablemente parecía un mosaico de bosque, prados y hábitats alterados por la actividad humana. Unos pocos hoyos cavados en los límites de los humedales y herramientas de piedra con residuos microscópicos de tubérculos de taro y de ñame hacen suponer que la población ya había empezado a dedicarse al cultivo de plantas ricas en almidón.
Más tarde, hace unos 7,000 años, los habitantes empezaron a desarrollar la zona. Cultivaron plantas en montículos de tierra, una especie de terreno elevado, en el límite de la zona pantanosa: las bases subterráneas de estos montículos todavía son visibles en el barro. Cultivaron plantas con alta tolerancia hídrica como el taro en la base de los montículos, y aquellas que exigen poca agua como el plátano y el ñame en la cima. Según parece, estos cultivos ricos en almidón se alternaban con otros de vegetales de hoja.
Hubo formas similares de cultivos múltiples en valles adyacentes al área del sitio de Kuk. El bosque lluvioso del alto valle de Wahgi fue talado en su totalidad por la actividad hortícola y los incendios. Desde entonces, la mayor parte del valle se ha convertido en un prado.
Un sistema de drenaje de canales en red se implantó hace 4,000 años para facilitar el cultivo. Los terrenos pantanosos de Kuk contienen el mayor número de vestigios agrícolas conservados en Nueva Guinea, que son además los más antiguos y mejor preservados. Consisten en restos de distintos tipos de barro formado de viejos suelos y del relleno de antiguos canales de drenaje. La extensión y la configuración del sistema de drenaje han cambiado con el correr del tiempo. Si bien se desconocen los motivos que llevaron al drenaje periódico y al abandono de los humedales, ello se podría deber tanto a factores climáticos, como hidrológicos o sociales.
Hoy en día, varios centenares de Kawelka viven y cultivan en los humedales de Kuk y sus alrededores. A pesar de las tradiciones orales que ligan la comunidad a la tierra, los Kawelka no saben a ciencia cierta si sus vínculos con Kuk datan de hace miles de años. Pero poco importa.
Se han comprometido de forma voluntaria a proteger los vestigios arqueológicos enterrados, lo que supone dejar ciertas áreas sin cultivar y regular el desarrollo de otras. Para los Kawelka, la noción de patrimonio designa algo a lo que están directamente ligados a través de su tierra y de su historia. De modo que la mejor manera de proteger el sitio de Kuk consiste en permitir a los Kawelka que continúen ocupando y cultivando esas tierras.

Autor: Tim Denham, Monash University, Australia
Fuente: http://portal.unesco.org/es / Editado por el Correo

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Antropología, Cultura, Diversidad cultural, Patrimonio, Prehistoria, Tecnología y cultura

2 Respuestas a “Papúa Nueva Guinea, ¿cuna mundial de la agricultura?

  1. Pingback: Papúa Nueva Guinea, ¿cuna mundial de la agricultura? (via Correo de las Culturas del Mundo) | Correo de las Culturas del Mundo

  2. Pingback: graminea viajera | in cultura i letrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s