Museo Calouste Gulbenkian (Portugal)

Este museo se encuentra en la ciudad de Lisboa, Portugal. Su colección está compuesta por aproximadamente seis mil piezas de arte antiguo, clásico y moderno, de las cuales unas mil se encuentran expuestas al público.
El museo abrió sus puertas en octubre de 1969, siguiendo las disposiciones testamentarias de Calouste Gulbenkian, industrial de origen armenio, establecido en Portugal a mediados del siglo XX y que a lo largo de su vida reunió una vasta colección de arte. Una de sus primeras incursiones en el mundo del arte lo llevó hasta la Unión Soviética, concretamente al Museo del Ermitage, al cual compró una importante colección de arte aprovechando la debilidad económica del país.
El edificio donde se encuentra el museo, en el parque de Santa Gertrudes, fue construido por Alberto Pessoa, Pedro Cid y Ruy de Athouguia.
Las piezas de la exposición permanente se encuentran formando dos circuitos independientes. El primero está dedicado al arte oriental y clásico, con piezas de arte egipcio, greco-romano, islámico, chino y japonés.
El otro circuito está dedicado al arte europeo, con piezas del siglo XI hasta el siglo XX. Este circuito posee núcleos dedicados a libros antiguos, esculturas y pinturas, con viejos maestros de fama mundial como Roger van der Weyden, Rubens, Domenico Ghirlandaio, Rembrandt, Frans Hals y ejemplos del Rococó (Boucher, Fragonard). Cuenta también con ejemplos del siglo XIX como Manet, Degas, Henri Fantin-Latour.
Gulbenkian se rodeó de asesores especializados en cada época, aunque era él quien tomaba las decisiones definitivas sobre las piezas a comprar y exhibir.
Un hilo conductor revela el sólido criterio selectivo que atraviesa la colección. Desde las esculturas egipcias de dos milenios antes de Cristo (cabeza del faraón Sesostris), una enorme cerámica griega de figuras rojas sobre fondo negro, del siglo V a.C. con dos bandas decorativas de escenas mitológicas y un dibujo leve y rítmico, rodeado de medallas griegas y romanas dispuestas sobre gruesos vidrios inclinados que conducen a un bajo relieve asirio de alabastro proveniente de Nimrud, un genio alado con la característica barba mesopotámica. Destaca la sala de Oriente Islámico, con paneles de azulejos, cerámicas, alfombras, textiles, atuendos, libros ilustrados, vidrios dorados y esmaltados (lámparas de mezquitas) procedentes de Persia, Turquía, Siria y la India. Es una zona muy elocuente en su deslumbrante diversidad de formas, colores y texturas que se enlazan con los marfiles bizantinos y los libros de horas holandeses. Las salas de China y Japón contienen fundamentalmente cerámica.
La pintura europea, de los siglos XV al XVII registra cuadros de la escuela flamenca (Roger van del Weyden, Dierk Bouts, Rubens), alemana (Lochner), italiana (Ghirlandaio, Carpaccio) y holandesa (Rembrandt). Del siglo siguiente destaca la suntuosidad de muebles, relojes, platería (Germain, Durant), todo exhibido con enorme simplificación y sobriedad.
Los siglos XVIII y XIX continúan esa línea con obras de Gainsborough, Turner, y Edward Burne Jones, para citar algunos de los numerosos pintores ingleses representados en el museo. También hay obras de los impresionistas Monet, Manet, Degas, Renoir, así como una sala dedicada a las joyas de René Lalique (pectorales, diademas, pulseras) en el más puro estilo Art Nouveau.

Fuente: http://www.masdearte.com / blog de Nelson di Maggio/Edit. el Correo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Museos del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s