La Vía Apia, amenazada

Fue el primer camino moderno del mundo, que cruza como flecha desde la puerta Capena, en las murallas de Roma, hasta Brindisi, en la costa, a más de 500 kilómetros. Hoy, la Vía Apia está en el centro de un parque regional protegido por el ayuntamiento romano y por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Por lo menos, ésa es la teoría. Pero, aunque se ha convertido en un popular atractivo de fin de semana para romanos y visitantes, la Vía Apia se encuentra en problemas.
Hace 20 años el gobierno local promulgó una ley para protegerla pero, pese a la clasificación de la UNESCO, lucha contra especuladores de bienes raíces que apuestan a la probabilidad de que el nuevo gobierno, como ocurrió en dos periodos anteriores, promulgue una condonación o amnistía a la construcción ilegal.

Dieciséis villas construidas en violación de la ley han sido condenadas y demolidas en el parque en los cinco años pasados, pero muchas han sobrevivido. Y la forma en que funciona la ley de amnistía plantea una vívida amenaza a la integridad del parque.
Durante la pasada amnistía dictada por Berlusconi, en 2003, se presentaron 90 mil solicitudes de regularización de inmuebles ilegales tan sólo en Roma. Pero los funcionarios encargados de atenderlas creen que una de cada tres se refiere a estructuras que aún no se construyen, lo cual permite a sus autores seguir adelante con la edificación, con la seguridad de que no se les impedirá. Fue la cuarta amnistía de ese tipo en muchas décadas.
La construcción de la Vía Apia comenzó en 312 a.C., y hacia 191 había alcanzado su objetivo: es prácticamente recta en todo su recorrido, y se erigió con grandes piedras, colocadas a corta distancia una de otra sobre una capa de grava para asegurar buen drenaje; era lo bastante ancha para permitir que una legión en marcha pudiese rebasar a otra. La construcción de la llamada “reina de los caminos”, como se le conocía, fue un paso clave hacia la dominación romana del este del Mediterráneo.
Muchos siglos de abandono acabaron con su eficiencia, pero realzaron el encanto de las secciones que permanecieron intactas. Hoy, la antigua superficie, que parece haber sido construida por gigantes, muestra combas y fracturas, que presentan una dura prueba a los ciclistas de montaña que la recorren los fines de semana.
La vía está flanqueada por altos pinos, castillos y villas en ruinas, así como mausoleos, muchos de gran antigüedad.

Fuente: © The Independent/Jornada/Edit. el Correo
Traducción: Jorge Anaya

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Patrimonio

Una respuesta a “La Vía Apia, amenazada

  1. Es hermosa estuve alli hace 15 días, nadie supo decirme qué tipo de pinos la adorna…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s