El Islam en España, a debate

La obra Inexistente Al-Andalus. De cómo los intelectuales reinventan el Islam, de la catedrática valenciana de filosofía Rosa María Rodríguez Magda, ha obtenido el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos por su contribución al “oportuno” debate sobre la aportación musulmana a la cultura española. El acta del jurado, presidido por el ex jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, y que concedió el premio por mayoría, destaca el estilo “incisivo y ágil” de una obra cuyo contenido considera “polémico y desde luego abierto a la discrepancia”.
El premio Jovellanos está dotado con 21,000 euros y la obra galardonada, que será publicada por Ediciones Nobel, reflexiona de forma crítica sobre el exceso de respeto hacia los mitos cautivados por el mundo islámico e intenta desmontar tópicos como la “errónea” afirmación de que gracias al Islam Europa conserva la filosofía griega y su ciencia, que de otra forma se hubieran perdido.
El ensayo cuestiona además “el mito árabe” de que Hispania no fue conquistada sino que recibió “jubilosamente” a una cultura superior, lo que convertiría la Reconquista “en el primer genocidio” y en el comienzo del colonialismo occidental que en la actualidad usan como excusa los terroristas de Al Qaeda. En conversación telefónica, Rodríguez Magda (Valencia, 1957) asegura que el concepto de Al Andalus se ha convertido “en un mito forjado frente a lo hispano” avalado por una supuesta convivencia “idílica” entre las religiones musulmana, cristiana y judía.
“La historia nos enseña
que aquella convivencia no fue tan pacífica y que ni en un sitio estaban los buenos y en otro los malos”, ha señalado la autora del libro premiado, quien lamenta además que en España se contemple el periodo de la Reconquista “con una especie de vergüenza, minusvalorando la tradición propia”. Para Rodríguez Magda, en polémicas como las causadas por la reproducción de imágenes supuestamente ofensivas de Mahoma en medios de comunicación occidentales se debe defender “el criterio del respeto y el de la libertad de expresión”, pero sin perder de vista que Europa “tiene derecho a su singularidad” y un compromiso democrático “del que no puede apearse”.
En cuanto al problema que plantea la integración en las sociedades occidentes de inmigrantes procedentes de países musulmanes, la filósofa asegura “no entender” por qué hay que “marcar religiosamente” a personas “que en muchos casos sólo vienen a trabajar y reclaman para ellos el derecho a la indiferencia”. “Es como si nuestros emigrantes hubieran estado marcados como cristianos cuando iban a Alemania y que su interlocutor para problemas de tipo sindical, por ejemplo, hubiera sido el párroco”, ha añadido Rodríguez Magda antes de lamentar que el debate en torno a esta cuestión no se haya afrontado todavía en España.
A su juicio, en toda Europa estas cuestiones se han debatido “tardíamente” debido al “temor a afrontarlas por miedo a ser acusado de racismo, cuando hablar de ellas es la mejor manera de evitarlo”.

iberia1065.jpg
Fuente: El País/ Edit. el Correo.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s