Hallan armas del Imperio Otomano

Macedonia.- Los buzos arqueólogos que sondean el lago Ohrid, han encontrado y sacado de su fondo más de 130 trabucos y fusiles de los siglos XVII y XVIII, época en que el territorio de la actual Macedonia formaba parte del Imperio otomano.
Se trata de la mayor cantidad de armas antiguas jamás encontradas por arqueólogos subacuáticos en ese pequeño país del sureste de Europa. Macedonia cayó bajo la dominación otomana a finales del siglo XIV, después de ser durante mil años parte del reino de Bizancio, y los otomanos permanecieron en la zona hasta 1912.
Durante más de cinco siglos, la ciudad de Ohrid, en el suroeste macedonio, fue el centro regional del Ejército otomano, que desde allí controlaba la carretera que unía el de Marzo Adriático, a través del amplio llano de Pelagonija, en Macedonia, con el puerto de Salónica, en el Egeo, al norte de la actual Grecia.
Desde la antigüedad hasta hoy, Ohrid ha sido el centro espiritual y cultural de Macedonia. En los tiempos antiguos, como ciudad de Lihnidos, albergaba varios templos paganos, para convertirse luego en un gran centro del cristianismo ortodoxo, que aún ahora tiene 365 iglesias.
Por la importancia que suponía, el ejército turco disponía en Ohrid de numerosas tropas y guardaba grandes cantidades de armas, cuyos ejemplares, tirados al lago, halló por casualidad el año pasado un buzo local aficionado, Bobi Gorichan. “Pisé un trabuco cuando con las aletas quería rebotar del fondo”, contó Gorichan a Efe. A partir de entonces, miembros del club local de buzos prepararon el proyecto de sacar las armas y se pusieron a trabajar.
“Hoy hemos sacado 16 ejemplares de pistolas y fusiles. No hemos podido más, ya que el fondo está opaco por el viento”, declaró a Efe con cansancio Milan Sekuloski, jefe del proyecto, saliendo del lago junto con otros cinco buzos después de una hora y media de exploraciones.
Hace unas semanas, un fuerte viento helado, llegado desde Europa central y del este, levantó altas olas en el lago Ohrid, considerado el más viejo del continente, que guarda unas 200 especies endémicas de la flora y la fauna.
“El arenoso fondo está cubierto de hierba, de unos dos palmos de alto, que parece una alfombra verde. Las armas están debajo de la arena, y hay que hallarlas con la mano. No están a una gran profundidad sino a unos ocho metros debajo de la superficie” , explicó Sekuloski, mientras observaba con atención los objetos sacados hace un rato.
Fuente: Efe/www.eluniversal.com   Edit. el Correo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s