El arte de la devoción

La primera impresión, y la más agobiante, que recibe aquel que visita la India se deriva de la manera en que la actividad religiosa domina todos los aspectos de la vida cotidiana. La integración de la devoción en la existencia diaria es casi perfecta. La segunda impresión, que sigue inmediatamente a la primera, es la pureza de esa actividad y la cantidad aturdidora de deidades que pueblan el paisaje religioso.
Para un devoto, la realidad diaria del hinduismo es la de un mundo poblado por un amplio (de hecho, innumerable) elenco de dioses, semidioses, santos y ascetas que conviven con las deidades de cultos locales y con héroes deificados. En la cúspide de ese amplio panteón se hallan los dioses supremos, que lo presiden: Siva, la energía creadora personificada y sus semillas de la destrucción; Visnu, que tiene la función de proteger el universo de las fuerzas de la desintegración y de restablecer periódicamente el orden; y, finalmente, Devi, la personificación del poder femenino. Todos ellos, mediante sus numerosas manifestaciones, pueden tomar formas variables, tanto benignas como temibles.

Aparte de un hinduismo plenamente vigente existen las prácticas de los jainas, más austeras, y también se puede observar la realidad devota del budismo, a través de las comunidades de refugiados tibetanos establecidas hoy en día en la India moderna.
Los artistas del subcontinente indio hace más de 2000 años que crean imágenes religiosas de dichas deidades bajo la tutela de la dirección eclesiástica. Esta exposición, «La escultura en los templos indios. El arte de la devoción», está dedicada a los frutos de esa actividad: las imágenes religiosas de piedra, barro, metal y madera. La más antigua data de los últimos siglos antes de Cristo, aunque la mayor parte de la muestra se centra en la época en que la construcción de templos monumentales logró un punto culminante en la India, una época que, en términos generales, podríamos denominar período «medieval», entre los siglos VI y XVI.
Organizada conjuntamente por la Obra Social “la Caixa” y el Victoria & Albert Museum, con la colaboración del British Museum de Londres, se trata de la exposición más importante que se ha dedicado a la escultura figurativa india a partir de colecciones europeas, y es el resultado de un trabajo de investigación que ha contado también con la cooperación de museos y coleccionistas privados. Cabe destacar, además de las aportaciones del Victoria & Albert Museum y del British Museum, las obras del Ashmolean Museum de Oxford, del Museum für Indische Kunst de Berlín, del Museo Guimet de Artes Asiáticas de París y del Rijksmuseum de Amsterdam.

Fuente: http://www.fundacio1.lacaixa.es

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cultura, Diversidad cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s