Museos Capitolinos

galata-moribundo.jpg

El nacimiento de los Museos Capitolinos se remonta a 1471, cuando el papa Sixto IV donó al pueblo romano un grupo de estatuas de bronce conservadas hasta aquel momento en el Laterano, y que constituyeron el núcleo inicial de la colección. Los siguientes pontífices enriquecieron las colecciones con obras procedentes de las excavaciones arqueológicas de Roma, del Vaticano o compradas expresamente por el museo, como la colección Albani. A mediados del siglo XVIII, Benedicto XIV fundó la Pinacoteca. A finales del siglo XIX, las colecciones arqueológicas se enriquecieron notablemente con los descubrimientos de las excavaciones arqueológicas realizadas cuando se construían barrios enteros de la ciudad, convertida ya en capital de Italia.
Las colecciones de los Museos Capitolinos están expuestas en los dos edificios que, junto al palacio Senatorial delimitan la plaza del Capitolio, el palacio de los Conservadores y el palacio Nuovo, conectados entre ellos a través de una galería subterránea que acoge la Galería Lapidaria y conduce al antiguo Tabularium, cuyos arcos monumentales dan al Foro Romano.
En el palacio Nuovo, un conjunto de museos muy atractivo que sustancialmente no se ha modificado desde el siglo XVIII, se conservan las colecciones de antiguas esculturas, resultado del coleccionismo de las grandes familias nobiliarias de los siglos pasados: famosísimas son las colecciones de los bustos de filósofos y de emperadores romanos, la estatua del Gálata moribundo, la Venus capitolina y la imponente estatua de Marforio que domina el patio.
El palacio de los Conservadores
muestra en las salas del Apartamento el núcleo original arquitectónico del edificio, decorado con espléndidos frescos sobre la historia de Roma y ennoblecido por la presencia de los antiguos bronces capitolinos: la Loba, el Espinario y el Bruto capitolinos.
La gran aula vidriada, recientemente realizada en el primer piso del palacio, custodia la estatua ecuestre de bronce de Marco Aurelio, antaño en la plaza capitolina, y los imponentes restos del templo de Júpiter capitolino, pertenecientes a una sección dedicada a la historia más antigua del Capitolio, de los primeros asentamientos a la construcción del edificio sagrado, con los resultados de las recientes excavaciones. Las salas que dan al aula acogen las obras procedentes de los Huertos de Esquilino y, las de enlace con el Apartamento de los Conservadores, la Colección Castellani, testimonio del coleccionismo del siglo XIX.
En la segunda planta, la Pinacoteca Capitolina presenta, en un recorrido cronológico a partir de la alta Edad Media hasta el siglo XVIII, obras muy relevantes, como los cuadros de Caravaggio (La buena ventura y San Juan Bautista), la gran tela de Guercino (El entierro de Santa Petronilla) y un consistente grupo de pinturas de Guido Reni y Pietro da Cortona.
En el palacio Caffarelli-Clementino
están situados el Medallero Capitolino, con las valiosas colecciones de monedas, medallas, gemas y joyas, y un espacio dedicado a las muestras temporales.

musei_capitolini_large.jpg

Fuente: http://es.museicapitolini.org

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Arte, Cultura, Museos del mundo, Patrimonio

Una respuesta a “Museos Capitolinos

  1. Sara García Alvarez

    Maestro Mariano Flores Castro:

    A mi me parece interesante ésta página porque lees datos históricos que no encuentras en cualquier parte y que además, son a mi parecer de gran importancia. Creo que es un buen trabajo y le agradesco haberme mandado la dirección de correo para darle un vistazo. Gracias Le mando un cordial saludo. Sara García.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s